Entradas con la etiqueta ‘gilipollas de la semana’

Brillantina en la entrepierna: llame su atención

Viernes, 3 de julio de 2009

Las Ball Sparkles prometen revolucionar la cosmética masculina. Si participó en el concurso de esperma sin demasiada suerte y eso le baja la autoestima, o simplemente está harto de caer en el pecado de mirar al escote en vez de a la cara como Willy Barcena, este amable caballero nos aporta la solución, algo extravagante pero no menos discotequera: brillantina en los testículos.

Llevar el asunto como un adorno de Navidad tiene sus ventajas, lo demás es cuestión de pudor. Al menos la idea no es tan radical como esta, mucho más real, que algún adolescente americano quiso poner a prueba erigiendose en el gilipollas de la semana más aclamado de los últimos meses.

GDLS: El hombre que enfrentó la botella con el inodoro

Viernes, 5 de junio de 2009

Y salió perdiendo el Señor Roca. Nuestro gilipollas de la semana es en este caso un experimentador, un avezado hombre de ciencia que pretende poner a prueba las teorías de John Cobra: qué parte de la botella golpea más fuerte y por qué. De momento lo que consigue es destrozar el inodoro, convertir el baño en una trampa mortal y un asiento inestable y hacer del trono de reposo un cortante filo. Y seguro que el arreglo no es barato.

Nuestro tonto semanal cae del cielo

Lunes, 1 de junio de 2009

En una nueva y trágica entrega del gilipollas de la semana nos encontramos de nuevo con el caso típico del joven despreocupado que decide lanzarse desde el tejado de una casa para ejecutar alguna clase de viguería, y termina dando lugar a un video divertido, un clip de humor, un chascarrillo visual a fin de cuentas. En este caso, el personae pretende emular a El Santo en alguna pirueta de lucha libre, o quizá ensaya alguna danza ancestral con reminiscencias del castizo “salto del tigre”. Sea como sea, la maniobra de wrestling precisa una puntería de la que nuestro ganador de la semana carece completamente.

El Gilipollas de la semana

Viernes, 8 de mayo de 2009

Nuestro premio al menos avispado de esta semana se reparte una vez más entre dos auténticos talentos. Son muchos los candidatos que por sus caídas, su torpeza o su ingenio invertido se han quedado fuera de esta digna mención, pero a buen seguro disfrutaréis con los agraciados.

Nuestro primer elemento decide conducir algo que parece que no está hecho para él, y estas son las consecuencias.


Mira como mola mi Lamborghini Diablo

En segundo lugar, alguien con más pecado: conduciéndose a sí misma, esta rubia intenta confirmar el clicé a toda costa y cual salmón afronta la marea contracorriente en estas escaleras mecánicas.


La rubia cabezota de la escalera

Os invitamos a colaborar con aquellos personajes absurdos u odiosamente estúpidos, estaremos encantados de incluírlosen nuestro post semanal.